¿Alguna vez has atendido a alguien con Trastorno del Espectro Autista (TEA)?

¿Has imaginado qué harías? ¿Cómo lo harías? Es un tema en el que quizás nunca hemos pensado, o sobre el que nos informamos una vez hemos tenido un caso. Pero no somos conscientes que en nuestro trabajo o en nuestro día a día nos puede tocar atender a un paciente con TEA, bien en su domicilio o en la calle en un accidente en el que sus acompañantes no van a estar para ayudarnos.