Asma, ¿Qué es y cómo tratarlo?

COMPARTIR
  • 30
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    30
    Shares

 

Dibujo 1: Bronquio asmático versus bronquio normal, ilustración de ADAM.

 

Artículo de Zaloa Velasco

El asma es una enfermedad respiratoria que se caracteriza por la obstrucción bronquial secundaria a una inflamación de la mucosa asociada a hiperreactividad.

Para poder entender mejor esta definición, pondremos un ejemplo: Una persona alérgica al polen lo inhala. Ésta actúa a modo antígeno, provocando hiperactividad y una inflamación de la mucosa bronquial, culminando en una obstrucción. A continuación en el dibujo 1 se puede ver gráficamente que es lo que sucede.

¿CUÁL ES LA CAUSA?

Esta enfermedad respiratoria puede ser causada por agentes extrínseco (es decir, agentes externos o alérgenos) y/o agentes intrínsecos, siendo los alérgenos el principal factor etiológico de esta enfermedad.

Los más comunes son: pólenes, polvo, ácaros, epitelios de animales (gatos…), hongos y mas raramente, alimentos.

 

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

Las manifestaciones clínicas típicas que aparecen son las siguientes:

  • DISNEA, es decir, dificultad respiratoria que se manifiesta como una falta de aire en los pulmones.
  • SIBILANCIAS, estrechamiento de la vía aérea provocando una mayor velocidad del aire y creando con ello un flujo turbulento y una respiración ruidosa. Este signo clínico es auscultado por un profesional médico.
  • TOS, más o menos persistente, que aparece con más frecuencia durante la noche.

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

El diagnostico lo realizará el médico que le trate teniendo en cuenta la clínica y utilizando pruebas complementarias como: pruebas de alergias, análisis de esputo, etc.

Otra prueba habitual es la espirometría, una técnica no invasiva que mide la limitación del flujo de aire al expulsarlo de los pulmones (limitación de flujo de aire en espiración).

 

¿CÓMO PODEMOS EVITAR O PREVENIR QUE ESTO OCURRA?

Es importante identificar los factores predisponentes para evitar la crisis. Para ello, debemos ser conscientes de cuáles son los agentes que producen la hiperactividad para poder minimizar el contacto con ellos. A continuación se mencionan varios:

  • NO fumar y evitar exposición al humo, polvo y otros irritantes.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • En procesos alérgicos relacionados con el polen, minimizar el contacto con el mismo en las épocas de polinización (cerrando ventanas, evitando deportes al aire libre, etc.) además de las vacunaciones pertinentes.
  • Si se trata de polvo doméstico, será muy importante mantener la limpieza en el domicilio, evitar elementos del mobiliario y ropa de tejidos de lana; eliminar alfombras, lavar sábanas y ropas a temperaturas altas, etc.
  • Si son epitelios de animales domésticos los causantes, habrá que renunciar a ellos.

 

¿CÓMO TRATARLO?

En primer lugar, debemos tener en cuenta que el asma es una enfermedad que puede ocasionar serias complicaciones, especialmente en su fase de agudización.

En este caso, la efectividad y prontitud son imprescindibles, ya que la falta de actuación temprana podría producir daños mayores e incluso la muerte del paciente.

Por ello, en personas ya diagnosticadas con anterioridad, será imprescindible administrar la medicación prescrita por el especialista y seguir las órdenes que este haya recomendado en cada caso particular. En caso de no mejorar a pesar de la medicación, acudir con la mayor rapidez posible a un centro médico.

El tratamiento farmacológico a seguir coincide con el tratamiento del EPOC: antiinflamatorios y broncodilatadores, usando con frecuencia también corticoides.

Si quieres saber más sobre el tratamiento y posibles complicaciones a largo plazo, te aconsejamos que leas el artículo de:
EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), una razón poderosa para dejar de fumar” de Leire Hierrezuelo Otero

 


COMPARTIR
  • 30
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    30
    Shares