Día Europeo de Concienciación ante el Paro Cardiaco

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Artículo de  Leire Hierrezuelo Otero

En el Día Europeo de Concienciación ante el Paro Cardiaco, desde Cruz Roja queremos convencerte para que empieces a formar parte de los millones de europeos y europeas que ya saben realizan una reanimación cardiopulmonar y así ayudar a crear “una sociedad que salva vidas”.

Para animarte a ello, hemos pensado en enseñarte hoy un poco sobre cómo se comenzó a utilizar las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y comentarte algunos casos en los que “personas han salvado a personas” aplicándoles estas técnicas en la calle y han podido “salvar la vida de alguien”.

¿CÓMO UN ANESTESISTA, UN NEUMÓLOGO Y UN JUGUETERO SE ASOCIAN PARA AYUDAR A SALVAR VIDAS?

Vamos a comenzar describiendo al padre de la RCP moderna, Peter Safar.

Hijo de médicos judíos y nacido en Viena, se las ingenia para saltarse algunos controles nazis y poder matricularse en la Universidad de Viena en la carrera de Medicina. Unos años más tarde viaja hasta EEUU y se gradúa en la universidad de Yale en cirugía y anestesiología.

Como instructor de anestesiología, realiza investigaciones sobre la apertura de la vía aérea en pacientes inconscientes. Así, ensaya la maniobra frente mentón y junto con James Elam, neumólogo americano, que ya había probado varios aparatos de ventilación artificial, describen la técnica de respiración boca a boca.

Realizan ambas maniobras en pacientes sanos, a los que inducen al coma con curare y luego reaniman. A pesar de que hoy en día entendemos como poco éticos estos ensayos con gente sana, sus estudios resultan muy fructíferos y los publican en la prestigiosa revista médica: Journal of American Medical Association.

En esta misma época otros colegas de profesión investigaban con animales la técnica de compresión torácica para mantener la sangre en circulación cuando el corazón se paraba.

De este modo, Safar asocia sus técnicas de apertura de vía aérea y boca a boca con las compresiones torácicas y describe el protocolo ABC (vía aérea, respiración y circulación, en sus siglas en inglés).

Perter Safar era consciente de que las técnicas incluidas en el protocolo ABC eran de gran valía para las personas que sufrían una parada cardiorrespiratoria, pero también sabía que para que fueran de más ayuda debía difundirlas entre la población, para que cualquiera fuera capaz de ayudar a un cercano.

Así, contacta con Asmund Laerdal, juguetero noruego. Laerdal se muestra muy receptivo a la solicitud de ayuda, ya que hacía poco había salvado a su hijo de morir ahogado aplicándole la técnica de apertura de vía aérea que había descrito Safar.

El juguetero era pionero en construir muñecos de plástico y Safar buscaba poder tener un muñeco simulador en el que poder ensayar las técnicas del protocolo ABC. Laerdal eligió poner cara de mujer al muñeco para la enseñanza, pensando en que sería menos agresivo para los alumnos. Y decidió ponerle el rostro de una máscara que recordaba como adorno en el salón de sus abuelos.

¿DE QUIÉN ERA LA MÁSCARA QUE ESTABA EN EL SALÓN DE LOS ABUELOS DE LAERDAL?

Según la leyenda, en la década de 1880 apareció el cadáver de una mujer joven en el río Sena. Cuando llevaron el cadáver rescatado a la morgue los trabajadores que en él estaban quedaron fascinados por el gesto de serenidad que tenía, y decidieron mandar construir una máscara mortuoria. Esta máscara se convirtió, con el paso de los años, en el adorno de moda entre la burguesía de la época.

Laerdal la utilizó como rostro en sus muñecos para la enseñanza de técnicas de RCP, que hoy en día sigue fabricando la empresa y le dio el nombre de Resuci Anne.

Aunque muchos investigadores e historiadores creen que se trata de tan sólo una leyenda, lo cierto es que gracias a este simulador millones de personas han aprendido a realizar técnicas de RCP y por lo tanto a salvar muchas vidas.

PETER SAFAR Y LA PROTECCIÓN CEREBRAL DURANTE LA REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR

Durante la reanimación cardiopulmonar intentamos “devolver a la vida” a la persona que ha sufrido la parada cardiorrespiratoria haciendo que su corazón vuelva a latir y pueda volver a respirar. Sin embargo, durante estos minutos en los que la persona permanece en parada, hay otro órgano que también sufre daños importantes y en pocos minutos. Se trata del cerebro, que sufre mucho con la falta de oxígeno.

Peter Safar empieza a interesarse más en este asunto cuando, desafortunadamente su hija de 12 años entra en parada cardiorrespiratoria por un problema de asma. A pesar de que consiguen reanimar a la niña su cerebro tiene un daño importante y finalmente fallece.

Es desde este momento que Safar empieza a investigar técnicas de protección cerebral durante la RCP, entre otras el uso de barbitúricos, calcioantagonistas y la hipotermia.

Peter Safar se interesó además por fomentar la donación de órganos y la ayuda sanitaria en los desastres naturales e incidentes de múltiples víctimas, entre otras. Estuvo nominado en varias ocasiones al Premio Nobel aunque no consiguió ganarlo nunca. Falleció en 2003 dejando un estupendo legado y una importantísima contribución a la medicina moderna.

HÉROES QUE SALVAN VIDAS EN LA CALLE

Y entre las muchas personas que han logrado salvar la vida de alguien en parada cardiorrespiratoria encontramos algunos casos cercanos que pasamos a contarte en las próximas líneas.

El Diario de Jerez publica el 30 de Septiembre de 2017 el titular “Un joven de 30 años que sufrió un paro cardiaco salva la vida gracias a un desfibrilador de Alcampo”.

La noticia nos cuenta como un chico joven sin ningún antecedente de episodios cardiacos y mientras espera en la cola de la caja para pagar, sufre un desvanecimiento. Rápidamente acuden a ayudarle un padre y su hija con conocimientos sanitarios que comienzan a aplicarle técnicas de RCP y junto al uso de desfibrilador, que hay en el establecimiento, consiguen recuperar el latido del joven y que éste se recupere sin ninguna secuela.

En la web de Atresmedia y dentro de la Campaña “Constante y Vitales” también podemos leer la historia de Félix, que salvó la vida de Mariano gracias a un desfibrilador y aplicando las técnicas de RCP.

Félix es el encargado de un polideportivo, donde Mariano juagaba al tenis y donde sufrió una parada cardiorrespiratoria. Félix consiguió salvarle la vida utilizando el desfibrilador que hay en el polideportivo y siguiendo las indicaciones que desde el centro coordinador de emergencias le daban. El encargado del polideportivo describe el día como “muy especial” y dice que “es una experiencia que impresiona mucho pero que al final lo hace de una manera muy grata”.

Dentro de esta campaña de “Constantes y Vitales” podemos leer otras muchas historias, como la de dos policías que salvaron la vida de una bebé de un mes que se quedó sin respiración en Badalona o la del encargado de una cafetería en Vitoria/Gasteiz que salvó la vida de un hombre de 60 años en parada cardiorrespiratoria. El encargado dice que le hace sentir muy bien saber que ahora el hombre al que ayudó puede seguir disfrutando de la vida.

Y es que podemos encontrar a alguien que sufre una parada cardiorrespiratoria en cualquier lugar y en cualquier momento. Así, el Diario Levante (el mercantil valenciano) relató en su edición del 2 de Octubre de 2017 como “La Cruz Roja salva la vida a un hombre que sufrió un infarto en la Playa de Gandía”.

También en un aeropuerto, como publica el Diario de Ibiza el 6 de Mayo de 2017 cuya noticia dice “Salvan la vida de un turista Irlandés que acababa de llegar a Ibiza”.

Otro buen ejemplo, es el de un farmacéutico de Barcelona que salva la vida a un hombre con el desfibrilador que acaba de instalar en su establecimiento. El farmacéutico además, había hecho un curso de técnicas de reanimación cardiopulmonar, donde le enseñaron a realizar el masaje cardiaco, el boca a boca y el uso del desfibrilador. (Diario El periódico, 10 de Agosto de 2017)

Y aún más sorprendente es el caso de un “hombre salva la vida a otro que previamente se había parado a ayudarle en la carretera porque había tenido una avería”. Nos cuentan la noticia en la web de Europapress Madrid.

Y dice que un motorista que sufre un pinchazo en una de sus ruedas en plena autopista es auxiliado por el conductor de una furgoneta, que se ofrece a transportarles a él y la moto hasta la cuidad. En cuanto comienzan el trayecto el conductor de la furgoneta sufre un desvanecimiento y el motorista para el vehículo. Inmediatamente llama al 112 donde le dan las indicaciones precisas para primero, comprobar que el conductor está en parada cardiorrespiratoria y después, comenzar a realizar las técnicas de RCP. Tal y como dicen los responsables del 112 este es “un buen ejemplo de solidaridad entre ciudadanos”.

Entre las noticias que leemos sobre personas que consiguen salvar la vida a alguien en parada cardiorrespiratoria encontramos algunas que pueden aportar muy buenas ideas como la que relatan en el Diario La Voz de Lanzarote. La Policía Local de Costa Teguise en Lanzarote, lleva desfibriladores en todos sus coches patrulla y de este modo, pudieron salvar la vida de un hombre de 50 años que sufrió una parada en la piscina del hotel en el que se alojaba.

¡ANÍMATE Y FÓRMATE EN TÉCNICAS DE RCP!

Éstos son sólo algunos ejemplos de cómo la reanimación cardiopulmonar puede salvar vidas. Las técnicas de apertura de vía aérea, boca a boca y masaje cardiaco son sencillas de aprender y aplicar y no suponen riesgo alguno ni para las víctimas ni para los rescatadores y sin embargo, son de gran ayuda y valía.

Por eso desde Cruz Roja te animamos a que dediques unas horas de tu vida a formarte en estas técnicas de RCP. Puedes hacerlo en muchas instituciones y asociaciones. Puedes preguntar en el Ayuntamiento de tu pueblo, en la Asociación de Vecinos, en tu Centro de Salud o en nuestra página web, entre otras.

 


COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *