Calidad y seguridad clínica en la atención en salud

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Artículo de Javier Oleaga

La seguridad del paciente es una dimensión clave de la calidad asistencial que ya nadie discute en el ámbito científico. Es un término que incluye las actuaciones orientadas a eliminar, reducir y mitigar los resultados adversos evitables, generados como consecuencia del proceso de atención a la salud, además de promocionar aquellas prácticas que han resultado más seguras, al tiempo que propicia un cambio cultural que destierre todo atisbo de cultura reactiva que culpabilice a los profesionales por sus errores. La inquietud por la calidad asistencial se centró, en la década de los años setenta, en mejorar aspectos científico-técnicos. Posteriormente, en la década de los ochenta y de los noventa comenzaron a plantearse actuaciones dirigidas a conseguir un uso adecuado de los recursos asistenciales y a mejorar la satisfacción de los pacientes. En el tercer milenio, la inquietud por continuar mejorando la calidad asistencial se focaliza en esa dimensión primordial de la misma: la seguridad del paciente. Una temática que tiene verdadero interés sanitario, y al que las principales organizaciones internacionales de salud le dedican su atención.

Los actuales sistemas de prestación de servicios de salud se caracterizan por la combinación de procesos, tecnologías e interacciones humanas, aportando beneficios importantes a la sociedad, aunque, sin embargo, también conlleva un riesgo inevitable de que ocurran sucesos adversos con diversos grados de consecuencias. La necesidad de mejorar la eficiencia y la efectividad en la práctica médica ha llevado a activar un movimiento por la mejora de la seguridad de las prestaciones sanitarias. La seguridad, entendida como una asistencia sin riesgos de eventos no previstos, es considerada como una dimensión básica para que un servicio pueda alcanzar un nivel de calidad óptimo. La prevención de lesiones o de eventos adversos en el paciente como resultado de los procesos asistenciales es considerada como un componente indispensable e indiscutible  para la calidad.

Ningún sistema puede garantizar que no se produzcan perjuicios para el paciente durante el proceso, pero sí deben poner los medios para minimizar o evitar el número y la complejidad de los problemas de seguridad. Todo ello se convierte en un derecho del paciente a una asistencia adecuada y segura ajustada a sus necesidades.

La relevancia de la seguridad del paciente a nivel mundial se produce a partir de la publicación «To err is human: building a safer Health system», siendo en 2004 cuando la Organización Mundial de la Salud crea la gran Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente en los Sistemas Sanitarios. Varios artículos relacionados con el tema han sido publicados. Estudios como el Harvard Medical Practice, el Quality Australian Health-care Study, ENEAS, APEAS y EVADUR indican la producción de efectos adversos durante la práctica diaria así como discapacidades y muertes. En relación con la asistencia extrahospitalaria, debemos citar publicaciones como la «Guía de práctica Clínica Seguridad del Paciente» , sobre diseños de ambulancias o el artículo de Pérez Víctor et al. que pretenden fomentar la cultura de seguridad en el medio.

Cruz Roja del País Vasco ha empezado a promover acciones orientadas a mejorar la cultura de seguridad entre profesionales, voluntarios y pacientes, mejorar el conocimiento sobre los eventos adversos y promover la implementación de prácticas seguras en las actuaciones asistenciales.

La formación es una potente herramienta y el primer paso para cambiar la cultura de la seguridad contribuyendo a la mejora de conocimientos y actitudes para promover una práctica más segura.

En esa línea vamos a desarrollar un programa de formación continuada en seguridad de pacientes, para profesionales y voluntarios, consistente en cursos se sensibilización y cursos de habilidades instrumentales en gestión de riesgos. Hemos empezado por clases de este tema dentro de la formación profesional en los técnicos de emergencias en el Instituto de Formación de Bizkaia.

 


COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *