Consecuencias de la exposición a la violencia de género en menores

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

 

Artículo de Oihane González Corino

MADRES DE NIÑOS/AS

Los/as menores que viven en sus casas los malos tratos a sus madres son también víctimas de la violencia doméstica. Además, estos/as menores tienen una mayor probabilidad de padecer situaciones de violencia. Por estos motivos, los/as profesionales que desarrollan su labor en pediatría deben tener presenta la posibilidad de identificación de casos de violencia en el seno de la familia, y explorar minuciosamente tanto a los/as menores como a sus madres. Se debe de tener presente que los/as hijos/as de las mujeres víctimas de violencia de género deberán también ser considerados víctimas directas siempre.

 

CONSECUENCIAS DE LA EXPOSICIÓN A LA VIOLENCIA DE GÉNERO SEGÚN LA EDAD

En las ocasiones en las que los/as menores no son agredidos/as, se debe de tener presente el sufrimiento que esta situación genera en los mismos. Puede darse el caso de que sean los/as propios/as menores testigos de las agresiones de manera repetitiva, o incluso de manera casual. Estar presentes a la hora de la violencia doméstica resulta tan traumático como ser víctima de abusos físicos o sexuales. Se pueden apreciar sintomatologías en los/as menores que pueden ayudar a la identificación de estos casos, como la presencia de problemas a nivel conductual en los/as menores, así como episodios de angustia emocional intensa. Igualmente, los comportamientos violentos pueden presentarse en estas edades pediátricas a modo de respuesta aprendida de violencia. Las consecuencias en los/as menores como testigos de la situación de malos tratos en el domicilio, son diversas.

CONSECUENCIAS SOBRE LOS HIJOS/AS COMO TESTIGOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

  • Riesgo de alteración del desarrollo integral.
  • Sentimientos de amenaza.
  • Dificultades para el aprendizaje.
  • Dificultades para una correcta socialización.
  • Actitudes y comportamientos violentos hacia sus compañeros/as.
  • Enfermedades psicosomáticas y psicológicas.
  • Ser víctimas de maltrato por parte de sus progenitores.
  • Violencia trasgeneracional.
  • Alta tolerancia a las situaciones de violencia.

Fuente: Grupo de Salud Mental del Programa de Actividades de Prevención y Promoción de la Salud (PAPPS) de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). Violencia doméstica.

A nivel físico, se pueden llegar a apreciar presencia de equimosis en los/as menores a nivel facial, ansiedad, hiperfrecuentación de los servicios sanitarios… La dificultad para su reconocimiento, acompañada de la inespecifidad de la sintomatología en los/as menores hace que su diagnóstico sea complicado. Además, poder extraer que de una posible agresión a un/a menor en su domicilio exista un caso de violencia de género es todavía más complicado. Aun así, puede darse el caso de que sea la mujer la que acude a solicitar ayuda a equipo de pediatría de referencia. Será en estos casos en los que los/as profesionales especialistas en atención a menores deban de afrontar el tema lo antes posible, e iniciar una entrevista en profundidad a la madre abordando la temática.

Consecuencia sobre la salud física de los hijos e hijas

  • Muerte por homicidio o por interponerse entre el agresor y su madre para intentar frenar la violencia
  • Daños y lesiones
  • Riesgo de alteración de su desarrollo integral: retraso del crecimiento, disminución de las habilidades motoras, retardo en el lenguaje, síntomas regresivos
  • Alteraciones del sueño y de la alimentación
  • Mayor frecuencia de enfermedades psicosomáticas

Consecuencias sobre la salud psíquica de los hijos e hijas

  • Ansiedad, depresión, baja autoestima
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Déficit de atención y concentración, hiperactividad
  • Dificultades de aprendizaje y socialización, habilidades sociales escasas, bajo rendimiento escolar
  • Problemas de conducta social: adopción de comportamientos de sumisión o violencia con sus compañeros y compañeras
  • Comportamientos de riesgo
  • Adicciones
  • Asunción de roles de protección de hermanos y hermanas o de su madre
  • Trastornos psicopatológicos

Consecuencias futuras en los hijos e hijas (a largo plazo o transgeneracional)

  • Conductas agresivas de hijos varones hacia las madres, aprendidas de los hombres violentos del propio contexto familiar.
  • Mayor probabilidad de desarrollar comportamientos agresivos y violentos y reproducir la conducta del agresor con su madre o en relaciones de pareja.
  • Mayor tolerancia al maltrato en las mujeres. Embarazos para sentir que alguien las quiere, embarazos no deseados, establecimiento de relaciones de pareja en las que sufren maltrato.

T. Olalla et al identifican una serie de preguntas que pueden ser empleadas de apoyo por los/as profesionales para abordar esta temática con la mujer. “Todos tenemos discusiones en casa. ¿Qué ocurre cuando su marido y usted discuten? ¿Hay gritos o empujones? ¿Alguien se lastima?, ¿Su marido le ha amenazado alguna vez con hacerle daño a usted o a los niños? ¿Alguna vez ha tenido miedo de su marido? ¿Alguien la ha forzado últimamente a tener relaciones sexuales?”.

En el caso de la identificación de un caso de maltrato doméstico por parte de pediatría, se deberá notificar de manera inmediata, informando de igual manera al equipo de Atención Primaria a cargo de la salud de la mujer, para un mejor abordaje, sin obviar la atención a los/as menores.

EXPERIENCIAS VIVIDAS POR LOS/AS TESTIGOS DE MALTRATO A SUS MADRES

  • Observar el maltrato, agresión incluso asesinato de sus madres.
  • Ver lesiones como cortes, heridas, moratones y ser testigos del detrimento de la relación familiar.
  • Ser testigos de comportamientos agresivos por parte de la figura paterna del hogar.
  • Ser testigos de gritos, roturas de objetos y amenazas
  • Vivir en un clima de violencia e inseguridad, no pudiendo pronosticar cuándo su madre será de nuevo agredida.
  • Ser testigo de la desvalorización de su madre en el hogar.
  • Sentir momentos de miedo, angustia y desprotección
  • Ser manipulados y amenazados, siendo incluso objeto de chantaje.
  • Encontrarse expuestos a violencia directa hacia ellos, tanto a nivel físico como psicológico.
  • Tener que interponerse entre el agresor y su madre para tratar de evitar las lesiones, pudiendo así resultar lesionados los menores de edad.
  • Ser testigos de las diferentes intervenciones policiales en el domicilio.
  • Tener que sufrir la pérdida de sus progenitores, incluyendo la muerte o encarcelamiento.

En el caso de detección de malos tratos a la mujer, en presencia de los/as menores en el domicilio, así como en los casos en los que la violencia haya sido incluso ejecutada hacia los/as propios/as menores de edad, se deberá realizar una atención sanitaria integral, que incluya a todos los miembros de la familia que hayan resultado agredidos/as. Así, se deberá de analizar y evaluar el riesgo de estos menores, y realizar una comunicación al Sistema Judicial, Fiscalía y Servicio de Protección de Menores. Igualmente, se pondrá en conocimiento la situación de los servicios sociales ante la necesidad de intervención del caso. Del mismo modo, y dándose la peculiaridad de la asistencia en menores, se deberá de actuar siguiendo las indicaciones establecidas en el Protocolo de Intervención Sanitaria en casos de Maltrato Infantil.

Consecuencias de la exposición a la violencia de género en menores

  • Problemas físicos
    • Violencia de genero traumática durante la gestación: bajo peso al nacer, discapacidad.
    • Depresión del sistema inmune.
    • Muerte del menor por agresión directa
  • Problemas de socialización
    • Aislamiento, inseguridad, agresividad.
    • Reducción de competencias sociales.
  • Síntomas depresivos
    • Llanto, tristeza.
    • Baja autoestima.
  • Miedos
    • Miedos no específicos, “presentimientos” de que algo malo va a ocurrir.
    • Miedo a la muerte, miedo a perder a la madre, miedo a perder al padre.
  • Alteraciones del sueño
    • Pesadillas.
    • Miedo a dormir solo.
    • Terrores nocturnos.
  • Síntomas regresivos
    • Encopresis /enuresis
    • Retraso en el desarrollo del lenguaje.
    • Actúan como niños menores de la edad que tienen.
  • Problemas de integración en la escuela  Problemas de aprendizaje.
    • Dificultades en la concentración y atención.
    • Disminución del rendimiento escolar.
    • Dificultades para compartir con otros niños y niñas.
  • Respuestas emocionales y de comportamiento
    • Rabia, cambios repentinos de humor, ansiedad.
    • Sensación de desprotección y vivencia del mundo como algo amenazante.
    • Sentimientos de culpa.
    • Dificultad para la expresión y el manejo de las emociones.
    • Negación de la situación de violencia o restar importancia a la situación vivida.
    • Tendencia a normalizar el sufrimiento y la agresión como modos naturales de relación.
    • Aprendizaje de modelos violentos y posibilidad de repetirlos.
    • En adolescentes, la exposición crónica a conflictos parentales puede llevar a presentar más relaciones conflictivas y adicciones.
    • En adolescentes, comportamientos de riesgo y de evasión y comportamientos violentos dentro del hogar y fuera.
    • Conflictos y dificultades en el modo de establecer las primeras relaciones sentimentales.
  • Síntomas de estrés postraumático (TEP)
    • Insomnio.
    • Pesadillas recurrentes.
    • Fobias.
    • Ansiedad
    • Reexperimentación del trauma.
    • Trastornos disociativos.
  • Parentalización
    • Asumir roles parentales y protectores hacia hermanos menores.
    • Asumir roles parentales de protección con la madre.

 

EN BIZKAIA…

Diputación Foral de Bizkaia posee un Programa de Intervención Familiar Especializado en Menores Víctimas de Violencia de Género. A día de hoy un gran número de niños y niñas que viven o han vivido en sus hogares una situación de violencia de género. Está suficientemente probado que en estas situaciones su desarrollo personal y social se ve afectado: condiciona su bienestar y su desarrollo, puede causar serios problemas de salud, convertirles en un instrumento para ejercer dominio y violencia sobre sus madres y favorecer la trasmisión intrageneracional de las conductas violentas sobre la mujer por partes de sus parejas o exparejas.

La exposición de los y las menores a esta forma de violencia en sus familias (entorno, que precisamente debería ofrecerles protección y seguridad) les convierte también en víctimas directas de la misma.

Resulta por ello necesario crear dispositivos específicos que atiendan de manera especializada a las hijas e hijos que provienen de estas familias.

Más información, en el siguiente enlace: http://www.bizkaia.eus/Home2/Temas/DetalleTema.asp?Tem_Codigo=10151&idioma=CA&dpto_biz=9&codpath_biz=9%7C9532%7C240%7C10151

 

RECUERDA…

El 016, el teléfono confidencial para víctimas de maltrato, que no deja huella. El nuevo servicio no sólo está destinado a las víctimas sino a toda la sociedad.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, por medio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, presta el Servicio telefónico de información y de asesoramiento jurídico en materia de violencia de género, a través del número telefónico de marcación abreviada 016. Además las consultas se pueden dirigir por correo electrónico al servicio 016 online: 016-online@msssi.es

Los servicios ofrecidos son los siguientes:

  • Atención telefónica y online
  • Atención gratuita y profesional
  • Atención las 24 horas del día los 365 días del año
  • Atención consultas procedentes de todo el territorio
  • Derivación de llamadas de emergencia al 112
  • Coordinación de servicios similares de las Comunidades Autónomas
  • Información a las mujeres víctimas de violencia de género y a su entorno sobre qué hacer en caso de maltrato
  • Información sobre recursos y derechos de las víctimas en materia de empleo, servicios sociales, ayudas económicas, recursos de información, de asistencia y de acogida para víctimas de este tipo de violencia
  • Asesoramiento jurídico especializado, de 9 a 21 horas, de lunes a viernes, y de 12 a 20 horas los sábados, domingos y festivos
  • Atención telefónica en 52 idiomas: castellano, catalán, euskera, gallego, inglés, francés, alemán, portugués, chino mandarín, ruso, árabe, rumano, búlgaro, tamazight y otros 38 idiomas a través de un servicio de tele-traducción.
  • Derivación de llamadas realizadas por menores de edad al Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes: 900202010
  • Derivación de llamadas relacionadas con la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual al teléfono del Ministerio del Interior: 900105090

Las personas con discapacidad auditiva y/ o del habla pueden comunicarse con el 016 a través de los siguientes medios:

  • Teléfono de texto (DTS) a través del número 900 116 016
  • Servicio Telesor a través de la propia página web de Telesor. En este caso se precisa conexión a Internet. https://www.telesor.es 
  • Teléfono móvil o PDA. En ambos casos se necesita instalar una aplicación gratuita siguiendo los pasos que se indican en la página web de Telesor. https://www.telesor.es 
  • Servicio de videointerpretación SVIsual a través de la página http://www.svisual.org 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Agüera Urbano, C., Llamas Martín, C., de Torres Porras, F., Aranda Escribano, M., Fernández Ayala, J. C., & Távora Rivero, A. (2012). Protocolo andaluz de actuación sanitaria desde el ámbito de las Urgencias ante la violencia de género.
  • Sepúlveda, A. (2006). La Violencia de Género como causa de Maltrato Infantil. Cuadernos de Medicina Forense, 12 (43-44), 149-164.
  • Suárez Ramos, A., Borrás Pruneda, S., Frías Oncina, I., Llamas Martínez, M., & Vizuete Rebollo, E. (2015). Protocolo andaluz para la actuación sanitaria ante la violencia de género.
  • Molina-Rodríguez A, Luna del Castillo JD, Idrissi S, Castellano M. La estabilidad emocional y su relación con el daño psíquico en mujeres españolas víctimas de violencia de género. Actualidad médica 2016, 101(797): 18-23.
  • Villavicencio, P.: La detección de malos tratos en la consulta. IX Escuela de Salud Pública. Mahón. Octubre, 1998.

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *