LA EXPOSICIÓN SOLAR Y SUS RIESGOS: EL MELANOMA

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Oihane González Corino

Enfermera Cruz Roja Bizkaia

Con la llegada del calor y el verano, aumenta la exposición solar. Desde Cruz Roja Bizkaia esperamos que todos/as pasemos un buen verano, pero que igualmente evitemos los riesgos asociados a una exposición solar no saludable.

Seguro que muchos/as de nosotros/as hemos oído hablar del cáncer de piel. Estoy convencida que si reflexionásemos, nos vendría a la cabeza alguien cercano que lo ha padecido.

 

La manera en la que se originan estas lesiones cutáneas es un poco compleja. Los rayos UV generan una serie de alteraciones en la estructura de nuestro ADN. Normalmente, nuestro organismo, a la hora de la replicación celular, es capaz de reparar este tipo de daños que sufren nuestras células. Pero puede ocurrir que esto no suceda así. Es decir, que se dé el caso en el que una célula que tenga el ADN alterado se replique. Esto supondrá que células con el ADN alterado continuarán replicándose.

Vista la forma en la que se crean los daños en el ADN de nuestras células, podremos comprender que si la célula dañada no ha sido afectada gravemente, su replicación continuará siendo normal. Pero por el contrario, si el daño estuviera en el gen que regula la duplicación celular, nos enfrentaremos ante un problema. Esta célula tendrá una tasa de mitosis o división acelerada, es decir, se dividirá a una velocidad más alta que el resto.  He puesto de ejemplo la forma en la que se origina un cáncer de piel, pero el principio de replicación celular descontrolada es el fundamento básico de cualquier tipo de cáncer.

Existen y conocemos diferentes tipos de cáncer de piel, pero el que se asocia directamente a la exposición solar es el denominado melanoma.

En el melanoma, el crecimiento descontrolado se produce en las propias células de la pigmentación de la piel, los melanocitos, cuya función principal es la producción de melanina. La forma en la que se va observar es en forma de nevus o lunar. Es importante destacar que un lunar común no es canceroso, pero que las personas que presentan más de 50 lunares comunes tienen un mayor riesgo de padecer melanoma. Por estos motivos, se deberá acudir a un/a profesional sanitario si se aprecian cambios como los siguientes:

  • Cambios de color.
  • El lunar se vuelve más pequeño o más grande sin uniformidad (a diferencia de los lunares normales en niños, los cuales se hacen grandes uniformemente).
  • El lunar cambia en su forma, textura o altura.
  • La piel de la superficie se vuelve seca o escamosa.
  • El lunar se vuelve duro o se siente con bultos.
  • Empieza a dar molestias.
  • Sangra o exuda.

 

 

En el caso de aparecer algún tipo de lesión de este tipo, como ya he resaltado,  lo primero que se debiera de hacer es acudir a un/a profesional sanitario en busca de una valoración de las lesiones. Si se tratarse de un melanoma, el tratamiento consistirá en la extirpación de la lesión. Por estos motivos, en el caso de aparición de cualquier lesión cutánea nueva, o cambio de color o forma de cualquiera las manchas que tuviésemos en nuestra piel, tenemos acudir al médico para que sean valoradas y tratadas de forma precoz.

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) cada año se diagnostican unos 150.000 casos de cáncer de piel en España. En 2016, 116.380 pacientes desarrollaron un carcinoma basocelular, 17.500 un carcinoma espinocelular y a 4.000 individuos se les detectó un melanoma, el más grave y letal de todos los tipos de cáncer de piel. En el último año se produjeron 600 muertes asociadas a un cáncer cutáneo.

 

 

Vistos los datos, ¿qué acciones podemos tomar para evitar la aparición de este tipo de enfermedades cutáneas? Una vez más, el mejor consejo que os podemos dar desde Cruz Roja Bizkaia es la prevención.

La Academia Española de Dermatología y Venereología ha ofrecido una serie de consejos para que la exposición al sol sea saludable.

  • La ropa es una excelente medida fotoprotectora.
  • El uso de sombreros o gorras deberían implantarse en todos los ámbitos.
  • En España se recomienda una protección sola de factor 30 durante todo el año y de 50 en verano.
  • La finalidad del fotoprotector no debe ser nunca la prolongación del tiempo de exposición.
  • Hay que evitar la exposición en las horas centrales del día. Especialmente entre las 11:00 a.m. y las 3:00 p.m.
  • El daño producido por la exposición al sol es acumulativo.
  • Las cremas solares no deben utilizarse en menores de seis meses, dado que su piel no tiene todavía la función barrera totalmente desarrollada. Los/as niños/as deben utilizar protectores solares resistentes al agua, con factor de protección 30, como mínimo, con protección tanto frente a rayos UVA como frente a rayos UVB.

Debemos protegernos todos de la exposición solar, pero especialmente debemos cuidar a los/as más pequeños/as de la casa. Sabemos que el riesgo de desarrollar cáncer de piel se establece principalmente durante la infancia y la adolescencia. Tanto es así, que una quemadura producida por el sol en la infancia, y que genere ampollas, puede hacer que aumente en más del doble la posibilidad de desarrollar un melanoma a lo largo de la vida.

 

¿Conoces la iniciativa de Euromelanoma?

Euromelanoma es una campaña a nivel europeo que tiene como objetivo aportar información sobre la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento del cáncer de piel. Esta campaña se inició en Bélgica en 1999 y posteriormente se ha extendido a 29 países de Europa.

Euromelanoma está liderado por un grupo de dermatólogos/as europeos/as que trabajan de forma altruista para llevar a cabo este proyecto. A través de ella, existe una campaña anual de examen gratuito de la piel, y ponen a disposición de cualquier persona información sobre el cáncer de piel: las formas más frecuentes, cómo reconocerlo y cómo prevenirlo.

Os dejamos el enlace a su web: http://www.euromelanoma.org/spain

Y recuerda, no hay medida más eficaz para evitar la aparición de melanomas que la prevención. ¡Tengámoslo en cuenta!


COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *