¿Eres una persona proactiva ante una situación de emergencia?

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se acerca el verano, y con ello aumentan las actividades al aire libre. Por desgracia, igualmente aumentan los accidentes. De tráfico, laborales, en piscinas, en la paya… Por estos motivos, tenemos que tener siempre en mente las pautas básicas a la hora de la intervención ante cualquier situación de urgencia o emergencia.

Resulta vital para prevenir y evitar accidentes tener una actitud segura a la hora de dirigir nuestras actividades y comportamientos. Debemos ser conscientes de las situaciones de riesgo ante las que estamos expuestos diariamente, y además, hemos de estar convencidos de tener que mostrar una actitud proactiva. Y tú, ¿sabes qué es la proactividad?

La proactividad consiste en estar alerta. No nos podemos confiar. La observación constante nos permite reaccionar ante situaciones de peligro y así poder evitar que ocurra un accidente.

Y, ¿cómo podemos tener esa actitud proactiva interiorizada? Pues de manera muy sencilla y abreviada en la conducta AVA.

  • Advertir el riesgo
  • Valorar los posibles peligros
  • Adoptar una actitud segura

Es sencillo, ¿verdad? Nuestros esfuerzos se deben dirigir a la prevención primaria, es decir, a evitar que los accidentes ocurran tomando medidas para ello. ¡Pongamos un ejemplo!

¿Vas a realizar un trayecto en coche para ir de vacaciones? ¡Para a descansar, hidrátate, come algo ligero y bébete un refresco!

¿Vas a ir a la piscina con los/as más pequeños/as de la casa? ¡Estate pendiente! Vigílalos de cerca.

Por desgracia, pese a estar pendientes, alerta y tener actitudes proactivas, en ocasiones ocurren los accidentes. Cuando sobreviene un accidente, debemos actuar de manera correcta. De nuestra intervención, va a depender el éxito. En estos casos, ponte en marcha, y ¡activa la Cadena de la Supervivencia!

Además, en estos casos, contamos con un esquema sencillo de actuación llamado PAS. Proteger, Avisar y Socorrer. ¡Recuerda estas tres palabras! Pueden suponer la diferencia entre una actuación correcta o una situación descontrolada.

Antes de nada, es primordial protegerte a ti mismo. Siempre damos la misma indicación “si tu seguridad no está garantizada, no intervengas”. Además, protege y asegura el lugar del accidente. La seguridad de todas las personas va a depender de tu actuación. ¡Sé precavido/a! Haz un repaso… ¿estoy yo seguro/a? ¿El entorno es seguro? ¿La víctima está segura? Recuerda no movilizar innecesariamente a las personas heridas.

Una vez realizada una primera valoración de lo ocurrido, llama al número de emergencias 1-1-2.  Recuerda que es gratuito, y que además es el número a utilizar en caso de accidente en cualquier país europeo. Ponte en manos de profesionales, y sigue sus consejos.

Posteriormente, socorre a las personas que hayan resultado heridas en el accidente. Recuerda que es una obligación moral, pero también legal. Actúa haciendo solo las intervenciones de las que estés seguro/a. No tomes riesgos innecesarios ni realices acciones que puedan aumentar las lesiones de las personas accidentadas.

¿Quieres aprender de manera más concreta la actuación a realizar en caso de atender ante una emergencia? ¡Recuerda que en Cruz Roja Bizkaia podemos ayudarte!

 

Oihane González Corino

Enfermera de Cruz Roja Bizkaia


COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *